Reseña “Crímenes exquisitos” de Vicente Garrido y Nieves Abarca

Siempre he sido muy de novela negra porque las estanterías de mi casa están llenas a rebosar de libros de este género, el predilecto de mi madre y, aunque no es mi favorito, al tenerlo al alcance lo leía bastante a menudo. Con el paso del tiempo fui encontrando mis propios géneros preferidos pero nunca dejé de lado por completo la novela negra. En este caso, Crímenes exquisitos es un libro que me regalaron a mí pero que mi madre leyó antes que yo. Le gustó tanto y me insistía tanto para que lo leyese que finalmente me decidí. Y tiene cosas muy buenas del género pero también tiene cosas bastante mejorables.

El libro se centra en un crimen que tiene lugar en La Coruña cuando se halla el cuerpo de una joven dispuesto de una manera bastante peculiar. El caso se le encarga a la inspectora Valentina Negro, quien contará en su equipo con el criminólogo Javier Sanjuán, formando ambos un tándem perfecto. Pero como es habitual en estas novelas el caso se complicará con la aparición de otros cuerpos de jóvenes que guardan muchas similitudes con el cadáver coruñés. La inspectora Negro, Sanjuán y el equipo de la policía de La Coruña se verán inmersos en la resolución de un caso mucho más difícil de lo que parecía a priori.

Tengo que decir que a lo largo del libro he ido teniendo varios sentimientos encontrados. Al principio me causó bastante rechazo precisamente por el hecho de ser una novela española. Dado que estoy muy acostumbrada a leer autores extranjeros, sobre todo de habla inglesa, las actitudes y los personajes que me presentaba este libro me parecían muy superficiales e impostadas, pero tras la primera toma de contacto esta impresión se esfumó.

Por otro lado, según avanzaba en la lectura, me iba encontrando algunos comportamientos un tanto machistas por parte de casi todos los personajes masculinos hacia la inspectora Negro, porque se le describe como una mujer imponente, bellísima, joven y muy inteligente (vaya, la envidia de cualquiera). Debido a estas características los personajes masculinos se sienten atraídos por ella y no dudan en expresarlo de todas las maneras posibles, desde discretos vistazos hacia su busto hasta lujuriosas miradas recorriendo su cuerpo, lo que llega a incomodar al lector.

Otra cosa que tampoco me ha gustado es el morbo excesivo que ponen los autores. El mejor ejemplo es el prólogo, donde se nos cuenta un caso anterior de la inspectora Negro que sirve para retratarla como una mujer fuerte y de armas tomar. Pues bien, el citado caso no es otro que un intento de violación que, teniendo en cuenta que no tiene nada que ver con la trama del libro, se alarga demasiado y con bastantes páginas menos se podría haber contado lo mismo. ¿Por qué? Puro morbo. Además, a lo largo de la novela se abusa de las escenas sexuales, muchas de ellas descritas de manera bastante explícita, las cuales tampoco aportan nada a la trama y que sinceramente creo que, también, son puro morbo. En esta misma línea no puedo olvidar hablar de las actividades sadomasoquistas que se tratan en el libro y de las que, aunque sí tienen relevancia en la trama, hay algunas escenas que podrían haber sido más cortas o que directamente sobran. De nuevo, morbo.

Los personajes en general no me han gustado, salvo el criminólogo Sanjuán, cuya personalidad serena, calmada y sensata me ha conquistado. El resto de personajes son absolutamente odiosos, aunque no sé si es la intención de los autores, ya que buena parte de las cosas que hacen son de dudosa moralidad y eso hace que resulten antipáticos, al menos para mí. De todas maneras, como el libro es tan largo, algunos de estos personajes evolucionan, lo que es de agradecer, y se les acaba cogiendo cariño.

Con todo lo que he dicho hasta ahora parecería que no me ha gustado el libro, pero nada más lejos de la realidad. La trama es muy buena y en ningún momento se hace pesada o decae, lo que es difícil de mantener durante 800 páginas. Consigue atrapar al lector y no soltarlo literalmente hasta la última página, porque continúan ocurriendo cosas y cerrándose asuntos. Personalmente me ha parecido muy interesante la forma de plantear el conflicto, ya que recurre a la historia del arte para enmarcar los crímenes (pintura prerrafaelita, novelas góticas, óperas y obras de teatro, etc.). Eso sí, no puedo pasar por alto el hecho de que se diga que el río Arno pasa por Roma, pero esto no deja de ser un pequeño detalle.

A pesar de las cosas malas que yo he sacado a la novela, es muy admirable que se consiga mantener el ritmo de esa manera en un libro tan largo, así que recomiendo su lectura si te gustan las tramas fluidas y bien hilvanadas aunque los personajes no sean nada del otro mundo. (Para aquel a quien le guste mucho esta novela puede continuar con Martyrium y El hombre de la máscara de espejos, los otros dos libros de la trilogía de Valentina Negro y Javier Sanjuán).

PUNTUACIÓN: 7/10

Título: Crímenes exquisitoscrimenes-exquisitos-9788492929528

Autores: Vicente Garrido y Nieves Abarca

Editorial: Versátil

Año: 2012

Páginas: 800

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s