Reseña “Novela de ajedrez” de Stefan Zweig

He escuchado en muchas ocasiones que leer libros es vivir mil vidas diferentes: algunas anodinas, otras extraordinarias y otras sufridas. Zweig es un maestro a la hora de mostrarnos todas ellas. En menos de cien páginas nos lleva de la mano hacia el interior de un ser humano, nos muestra de qué pasta estamos hechos y cómo las circunstancias marcan nuestro carácter irremediablemente. Y aquí el ajedrez es casi una excusa.

En esta ocasión nos encontramos en un viaje transatlántico hasta Argentina. Allí, de la mano de un austríaco innominado (¿quizá un trasunto del propio autor?) nos enteramos de que uno de nuestros más ilustres pasajeros es un campeón mundial de ajedrez: Mirko Czentovič, un niño prodigio que salió brillante en el juego y tonto de remate en el resto de disciplinas intelectuales. Además está tan pagado de sí mismo que es imposible acercarse a él. Como describe (magistralmente) Zweig:

¿No es acaso lo más fácil del mundo considerarse un gran hombre cuando no se tiene ni la menor idea de que haya existido alguna vez un Rembrandt, un Beethoven, un Napoleón?

Este personaje despierta el interés de nuestro austríaco y decide intentar acercarse al campeón de cualquier manera, cosa que finalmente consigue junto con otros aficionados, retándole a una partida de ajedrez. Y, como es natural, el campeón del mundo vapulea a los principiantes sin apenas despeinarse una partida tras otra hasta que alguien se acerca,  irrumpe en la partida y consigue sacarlos del atolladero quedando finalmente en tablas con el campeón. Asombrados deciden conocer a su salvador, otro austríaco que se hace llamar el Dr. B. Todo lo que lleva a este punto es la introducción, una interesante estratagema de Zweig para llevarnos a lo que a él le preocupa: el nazismo y la violencia. [Nota: esto lo trabaja espléndidamente en su autobiografía El mundo de ayer. Recomendada no, recomendadísima].

No os llevéis a engaño con el título: el ajedrez está en un segundo plano, lo que importan son las personas aquí. Leer la historia del misterioso Dr. B, un administrador de bienes de la Iglesia y la monarquía austríaca, es entrar de lleno en el mundo de torturas sutiles, prolongadas e intensas; de saber hasta dónde llega la capacidad del ser humano para aguantar el dolor; de encontrar vías de escape (y perdición) que parecen tan “simples” como el ajedrez. La Gestapo, según la novela de Zweig, usaba con aquellos prisioneros más adinerados y jugosos una técnica diferente a los campos de concentración: la reclusión total. Los apresados, como nuestro señor B, debían permanecer encerrados en una habitación de hotel sin contacto con nadie (a excepción de los inquisitoriales interrogatorios). Al principio se puede pensar que no es nada en comparación con los campos, pero tal y como nos lo presenta Zweig el sometimiento a una soledad tan prolongada es casi insoportable para cualquier persona. A no ser que tenga una distracción. Aquí es donde entra el ajedrez y su peso real en la historia. No continúo que si no se me va a escapar algún spoiler.

La manera que tiene de narrar Zweig a mí me apasiona. Es un estilo directo, fluido y descriptivo sin llegar a cansar. Todo parece que está medido en esta novela: el equilibrio entre las tres partes (no son explícitas pero están muy marcadas por la presencia de Czentovič al principio, del Dr. B hacia la mitad del libro y de ambos al final), la cantidad de comparaciones e incluso las referencias culturales. Su escritura tiene mucho carisma, te arrastra y te lleva con él de la mano a donde quiere, pero a la vez es tan cercana como la charla con tu mejor amigo. No hay muchos narradores que hayan conseguido tocarme la fibra como lo ha hecho este hombre. Quizá una de las cosas malas que se le puedan achacar sea precisamente esa: que te muestra todo meridianamente claro y no hay posibilidad de imaginar cómo sería esto o aquello. Pero es una nimiedad en comparación con todo lo bueno que se puede sacar de él.

Si no sois muy amantes del ajedrez no dejéis que el título os eche para atrás, solo hay un par de páginas en las que se habla de partidas con las expresiones algebraicas (pero tranquilos, porque el mismo Stefan nos explica que a las columnas se les atribuye un número y a las filas una letra) y a mí, que no he jugado más que dos partidas en mi vida, no me resultó pesado ni excesivamente oscuro. Esta novelita de Zweig tiene que entrar en nuestra categoría de libros MUY recomendables por ser corta pero intensa, cuidadosamente elaborada, hecha con mucha delicadeza y por tener uno de los estilos narrativos que más me apasionan.

Si habéis leído a Zweig, no estáis de acuerdo con algo o queréis puntualizar algún tema no dudéis en dejarnos un comentario, siempre son muy bien recibidos.

PUNTUACIÓN: 9/10

novela-de-ajedrezTítulo: Novela de ajedrez

Autor: Stefan Zweig

Editorial: Acantilado

Año: 2013

Páginas: 96

Anuncios

7 comentarios en “Reseña “Novela de ajedrez” de Stefan Zweig

  1. ¡Hola!
    He leído varios libros de Stefan Zweig y últimamente lo tengo algo abandonado. Leyendo tu opinión me he dado cuenta de que lo echo de menos, echo de menos su escritura y sus historias. En cuanto a esta novela, me gusta que el ajedrez solamente esté de fondo, por el título tenía temor a que se centrara demasiado en él. Me has conquistado totalmente con lo de que es una novela corta pero intensa, considero que es algo que tienen en común la mayoría de historias de este autor.
    Espero animarme y volver pronto a leer a este autor.
    Un beso

    Le gusta a 1 persona

    1. sustherlibros

      ¡Hola! Muchísimas gracias por tu comentario.
      A mí me ha pasado un poco como a ti, también echaba un poco de menos a Zweig (pero no lo sabía hasta que lo volví a leer). Si este post ha servido para que alguien lea a este hombre me doy por satisfecha.
      En cuanto a lo del ajedrez sí es cierto que tiene peso en la trama pero es más como una vía de escape y una excusa para introducir personajes y situaciones que como un tratado o algo técnico. Aún así sí que hay expresiones algebraicas y nombres de movimientos (nada que no se pueda arreglar en una búsqueda en google).
      A pesar de que sus novelitas son cortas su autobiografía es bastante más larga y es apasionante, vive en un momento convulso entre las dos guerras mundiales que merece mucho la pena. No sé si lo has leído, pero si no te lo recomiendo muchísimo (incluso más que “Novela de ajedrez”).
      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  2. Muchas gracias por compartir esto 🙂

    Zweig es un autor que no he leído, pero sí sé algunas cosas sobre él y siempre me ha despertado la curiosidad; a pesar de todo, las ocupaciones y también las lecturas que siempre tengo pendientes y que intento cumplir con un poco de orden me han impedido acercarme a su obra como me gustaría. Y la verdad, por lo que cuentas aquí, creo que comenzaré por esta “Novela de ajedrez”.

    Desde luego, sufrió lo suyo con el auge del nacionalsocialismo; hubo quienes huyeron y lograron asentarse en otros países y seguir con sus vidas como pudieron, pero eso para él no fue suficiente, y es que había mucho más en juego. Por lo que he leído acerca de su vida, que tampoco es demasiado, debió ser un hombre verdaderamente sensible y con una visión histórica muy lúcida.

    Un saludo, y hasta la próxima!

    Le gusta a 1 persona

    1. sustherlibros

      Hola, David, muchísimas gracias a ti por responder (siempre nos hace mucha ilusión leer tus comentarios). 🙂

      Creo que tienes una visión muy certera sobre Stefan Zweig, un hombre que nació a finales del siglo XIX y que, en buena medida, intenta volver a esos tiempos de esplendor en contraposición a lo que vino después: las guerras mundiales y la decadencia de Europa. Quizá te recomendaría más para empezar “El mundo de ayer” que “Novela de ajedrez”, es una buena manera de conocer cómo pensaba y cuáles fueron sus peripecias vitales; se entiende mucho mejor su literatura sabiendo sus circunstancias. Es bastante más largo, pero merece muchísimo la pena.

      Si te animas al final háznoslo saber. ¡Nos leemos!

      Un saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s