Reseña “Dos historias para no dormir” de Stephen King

En este pequeño librito encontramos dos relatos breves muy distintos entre sí pero ambos muy poderosos. Estas dos historias forman parte de Skeleton Crew, libro de relatos publicado originalmente en 1985 y que en España se publicó en varios volúmenes: La niebla, La expedición, Historias fantásticas y el presente libro.

El primero de los relatos, “La balsa”, nos cuenta la historia de un grupo de cuatro amigos que van a pasar un caluroso día de otoño a un lago en el centro del cual hay una especie de plataforma de madera o balsa. Los chicos llegan hasta esta balsa nadando, pero una vez allí, se darán cuenta de que no será tan fácil regresar a la orilla.

Este relato es muy sencillo pero muy efectivo: tiene una estructura narrativa simple con unos personajes que, debido a la brevedad y, en cierto modo, a lo abrupto de la historia, son un tanto planos y estereotipados. Sin embargo, el elemento principal del argumento, la balsa, resulta tan indispensable por lo que supone en el desarrollo de la trama, que es casi un personaje más. La balsa o, mejor dicho, lo que aparece debajo de ella, se nos presenta como un ente maligno y poderoso, de cuyo influjo es imposible escapar; es un portal al que los protagonistas se ven abocados irremisiblemente.

Este recurso es relativamente habitual en la producción de King (algo similar, aunque a mucha mayor escala, encontramos en Buick 8, un coche perverso), y como buen cultivador del género de terror, King no sería quien es si no fuese por la influencia de Lovecraft. En algunos de los relatos del maestro de Providence también hallamos una estructura parecida, con un grupo de personas que se encuentran ante un hecho que no son capaces de explicar y cuya resolución última suele estar ligada a la presencia de los dioses primigenios, los cuales se hacen presentes gracias a algún elemento que sirve como portal que conecta la Tierra con el espacio exterior.

“La balsa” también destaca por sus altas dosis de gore, lo cual me sorprendió muy gratamente teniendo en cuenta lo corta que es la historia. No puedo dejar de mencionar el momento en que (SPOILER) a Deke, uno de los protagonistas, le explotan los globos oculares cuando la mancha que hay bajo la balsa lo está absorbiendo (/SPOILER).

Aunque a mí personalmente me gustó más el primer relato porque tiene muchos elementos habituales en las historias de King y leerlo me hizo sentir como en casa, el segundo relato, “Nona”, creo que es mucho más interesante, complejo y rico en matices. Nos cuenta la historia de un desharrapado que no tiene adonde ir y entra en un bar. Allí se encuentra con una joven muy hermosa, Nona, con la que finalmente termina huyendo y cuya compañía resulta bastante perjudicial para nuestro protagonista.

Esta historia me pareció, ante todo, confusa. Creo que Stephen King quiere ser aquí algo más onírico de lo que suele serlo y, para mi gusto, quedó una historia desconcertante y poco clara. No obstante, creo que puede leerse de diversas maneras. La principal interpretación que yo extraigo de aquí se basa en el tema de la mujer fatal, esa que se adueña del alma del hombre, lo somete a su voluntad y lo lleva a cometer cualquier tipo de acto. En este caso, Nona se apodera de la mente del protagonista de tal manera que, solo con mirarlo, él se pliega por completo a sus deseos (que, todo hay que decirlo, en ningún momento queda claro cuáles son) y hace cosas que jamás habría hecho y de las que posteriormente no es consciente, porque actúa en un estado de conciencia alterada por la presencia de la bella mujer. De hecho, el protagonista comienza narrando su historia desde la cárcel, lugar al que ha ido a parar tras una serie de delitos que no sabe cómo ni por qué ha cometido (no obstante, el lector va intuyendo que ha sido Nona la causante del actual estado del protagonista).

A lo largo de la trama hay unos cuantos flashbacks en los que se nos dan algunas pinceladas de la vida anterior del protagonista, todas ellas centradas en sus diversas relaciones con las mujeres. Estas relaciones no han sido fáciles ni han acabado bien, por lo que, aunque no se dice claramente, el lector interpreta que el protagonista (quien no recibe nombre alguno a lo largo de la historia) tiene algún tipo de fobia no declarada para con las mujeres. Esta pequeña presentación de hechos vitales se revelará fundamental hacia el final de la historia.

En definitiva, yo recomiendo la lectura de estos dos relatos. Quizá no sean los mejores de King ni los más elaborados, pero son bastante buenos. Ahora bien, este libro en concreto es muy difícil de encontrar (lo digo por experiencia propia), ya que lo publicó Random House Mondadori en 2004 a modo de libro inédito por lo que, pasados unos años, desapareció de las librerías y ahora solo se encuentra de segunda mano por internet. Estas historias también aparecieron publicadas en su momento en la serie de recopilatorios de relatos Horror de la colección Gran Super Terror de Martínez Roca, cuando esta editorial merecía la pena antes de que la comprase Planeta. En concreto, “La balsa” aparece en el libro Horror 2 y “Nona” en Horror.

Si finalmente os decidís a leer estos relatos, alguno de ellos o cualquier otra cosa del maestro del terror, estaremos más que encantadas de saber vuestras opiniones al respecto.

PUNTUACIÓN: 7,5/10

12441751Título: Dos historias para no dormir

Autor: Stephen King

Editorial: Random House Mondadori

Año: 2004

Páginas: 120

Anuncios

2 comentarios en “Reseña “Dos historias para no dormir” de Stephen King

  1. Me moría de ganas por comentar esta entrada y la de “Nuestra señora de París” pero, en serio, llevo unas semanas imposibles por cuanto respecta a las redes, blogs y demás… ¡No hay manera de encontrar ni un hueco! Bueno, ahora así, de modo que he preferido centrarme en uno de los relatos de King que peor cuerpo me dejaron.

    Recuerdo leerlo durante un viaje en tren, sin apenas expectativas. Creo que por aquel entonces mi obsesión por el señor de Maine estaba de capa caída y por cuanto vi en el planteamiento inicial de la historia no pensé que me acabaría gustando tanto. Tantísimo, diría.

    En cuestión de minutos me olvidé de que estaba en un tren y podría decir que incluso me sentía encima de esa balsa, compartiendo miedo, histeria y desesperación con esos cuatro chavales que en un principio tan asquerosamente mal me caían. Creo que has expresado muy bien las cualidades del relato, y es verdad que tanto estereotipo acaba jugando a favor del conjunto, porque uno puede esperarse que un bicho se los coma, que mueran de un modo u otro pero… ¿eso? Eso duele solo con leerlo, te fuerza una mueca de disgusto e incluso llegas a lamentar esas muertes. No es que sea una maravilla, desde luego, pero impresiona.

    Me llama la atención “Nona”, de modo que tarde o temprano (a este ritmo más bien lo primero) intentaré leerlo.

    Saludos, y espero que hasta pronto! 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. sustherlibros

      ¡Hola de nuevo!

      A mí también me pasó lo mismo, no tenía ningún tipo de expectativas con estos dos relatos pero la verdad es que ambos me sorprendieron muy gratamente, sobre todo el primero. Es muy sencillo, quizá demasiado, pero es eso precisamente lo que lo hace tan impactante. Como digo, “Nona” es algo más raro en la producción de King, pero te deja tan descolocado que es inevitable quedarse pensando y dándole vueltas. Si tienes oportunidad, y si eres un fan enloquecido del señor King como una servidora, no puedes perdértelo. 😉

      Nos alegra mucho volver a tenerte por aquí. ¡Un saludo y hasta pronto! ^^

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s