Reseña “Mujer sobre mujer” de Carmela Ribó

mujer sobre mujerTítulo: Mujer sobre mujer

Autora: Carmela Ribó

Editorial: Kailas

Año: 2015

Páginas: 374


Que a estas alturas no se haya estrenado una categoría del blog es casi un delito pero, la verdad, es que es difícil encontrar libros con temática LGTB que me interesen y que, además, estén bien. Y desafortunadamente este no ha sido el caso.

¿De qué trata? Es la historia de amor entre Concha, una mujer de la clase alta madrileña, y Laura, una bibliotecaria argentina que vive en Brooklyn. Todo el desarrollo de la novela se hace de manera epistolar, lo que le da un toque muy original y lo hace bastante ameno. Acompañamos a ambas desde el día en el que Concha pide a la biblioteca en la que trabaja Laura cartas sobre Washington Irving en su estancia en España, documentación que le servirá para la novela que está escribiendo (aunque en el resto del libro no se vuelva a saber nada más de este proyecto). Desde ahí el tono de las cartas irá subiendo, llegando primero la amistad y después el amor.

El lenguaje y el vocabulario que usa cada una está plenamente individualizado: Laura es argentina y usa expresiones que supongo que son de allí, Concha es española y sí se nota que lo es. Además Laura vive en Estados Unidos, donde tienen un teclado en el que no hay exclamación de apertura, por lo que todo está escrito en un teclado de allí. Sin embargo, y corregidme si me equivoco, tampoco deberían tener la letra ñ y os aseguro que sí que aparece.

Vamos a comenzar primero con lo positivo, que soy una hater pero con cabeza. Los personajes son lo mejor de la novela, ambas están perfectamente definidas y se ha conseguido plasmar su personalidad a través de las cartas (cosa que me parece bastante difícil). Conocemos sus gustos, lo que hacen en su tiempo libre, lo que piensan de la vida, cómo ven el mundo, y experimentamos con ellas (cada una de una manera casi opuesta) un amor muy pasional. Sin embargo, me parece que están un poco estereotipadas: Concha es lo que cualquiera tiene en la cabeza cuando piensa en una mujer de la clase alta (snob, estirada y ocupadísima en sus festejos de alto copete) y Laura es una mística fanática de la naturaleza (vegetariana, abierta de mente y profundamente espiritual). Lo que me ha parecido original es que ellas no descubren su sexualidad (como pasa en casi todos los libros lésbicos que he leído), ambas han tenido experiencias con mujeres, y aceptan ese amor con total naturalidad.

Ahora empieza la parte en la que saco el látigo de castigar. Lo primero y lo más visible: la portada y la contraportada. Las protagonistas tienen unos cuarenta o cincuenta años, ¿por qué poner unas chicas desnudas con unos cuerpos estupendos? No entiendo si fue por llamar la atención o porque las lesbianas solo podemos serlo mientras seamos jóvenes. Quizá algo más neutro (unas manos, una carta, una mujer mayor delante de un ordenador… cualquier cosa) habría sido bastante más acertado. La contraportada tampoco se queda atrás, leed:

Una pasión irrefrenable entre dos mujeres dispuestas a llevar su erotismo hasta el límite de lo convencional. Una novela que se adentra en el último tabú.

Yo me pregunto: ¿de qué tabúes estamos hablando? ¿De lesbianas cincuentonas? ¿De infidelidad en mujeres adultas que viven libremente su sexualidad? Yo me tomo estas cosas a risa porque si no me habría deprimido hace bastante tiempo. Pero no creáis que la cosa acaba aquí:

Mujer sobre mujer explora el mundo íntimo de dos mujeres que […] se arriesgan a explorar un intenso mundo de sentimientos y sensualidades tan solo femenino.

Bueno, siento decepcionar a los hombres presentes en la sala, pero al parecer el mundo de la sensualidad y los sentimientos os está vetado y nos pertenece solo a nosotras. Parece que la fábrica de estereotipos se ha quedado sin existencias después de esto.

Aparte de estos detalles, que son más fallos editoriales que de la propia autora, la trama es totalmente inexistente, no pasa absolutamente nada, simplemente es la vida de estos dos personajes. Además, por ser un poco clichés, no conseguí empatizar con ninguna de las dos. Si terminé el libro fue porque leí el final sin querer y quería saber cómo acababan en ese punto, pero me ha costado llegar e incluso he estado a punto de dejarlo. Porque, a todo lo dicho, se le suma que al final termina siendo repetitivo, sobre todo la parte en la que expresan sus sentimientos por la otra (“te quiero con locura” por aquí, “quiero estar contigo” por allá) que lo hacen siempre de la misma manera y con las mismas palabras. Al ser correos electrónicos no me extraña que copiaran y pegaran párrafos enteros…

En general no me ha parecido un libro remarcable en casi ningún aspecto: los personajes (que deberían ser excelentes por cómo se desarrolla la novela) están bien pero no son redondos y al final, al no haber ningún tipo de trama, resulta repetitivo y aburrido. A no ser que estéis buscando leer todos los libros en los que salgan personajes lésbicos no recomiendo demasiado su lectura.

Si conocéis libros de temática LGTB mejores que este no dudéis a la hora de dejarlo en un comentario, sigo buscando alguno que me guste de verdad. ¡Gracias por leernos!

PUNTUACIÓN: 5/10

Anuncios

4 comentarios en “Reseña “Mujer sobre mujer” de Carmela Ribó

  1. Hola Susana!
    Pues que decepcion de libro. Tengo la sensacion de que suele pasar lo mismo en todos los libros que son sobre dos personas que chatean todo el rato, no hay nada mas alla que eso.
    Me encanta la seccion que habeis abierto 😍 ahora podre apuntar libros que seguro que a mi hermana le molaran, porque me gustaria que leyera algo con lo que se sintiera identificada, no hay nada mas bonito, que pueda tener sus crush literarios tambien.
    Por cierto, me ha parecido muy fuerte la descripcion de la sinopsis y la portada, osea … Esta claro que pretenden vender por encima de todo y que mejor que dos piernas bonitas pero vamos… Yo tambien habria preferido una carta o una señora frente al ordenador.

    Un beso enorme para las dos ❤

    Le gusta a 1 persona

    1. sustherlibros

      ¡Hola Carla! Gracias por comentar, nos encanta leerte. ^^
      Lo malo de los libros epistolares es que al final se hacen repetitivos y si encima no añades una trama (porque siempre se pueden contar cosas, sea en el formato que sea) se hace cuesta arriba leerlos.
      De momento no podemos recomendarte muchos libros LGTB, la verdad es que la mayoría de los que hemos leído dejan bastante que desear. Sin embargo, uno que sí nos pareció muy bueno es “Thérèse e Isabelle” de Violette Leduc, que es la historia de dos chicas que se conocen en un internado y tienen una relación bastante intensa. Quizá tu hermana lo encuentre interesante, aunque tiene un lenguaje un poco más complejo, es un librito de unas 100 páginas que devoré en una tarde.
      En cuanto a la portada, menos mal que a ti también te parece que han sacado los pies del tiesto, ya pensaba que me estaba volviendo loca o tenía la piel muy fina con el tema…
      De nuevo gracias por el apoyo, nos encanta tenerte por aquí.
      Un fuerte abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  2. Pues menudo bajón… :S

    Cuando leí lo de epistolar me vinieron a la cabeza cosas como “Pura vita” de Andrea di Carlo o “Al mio giudice”, de Alessandro Perissinotto. El primero lo disfruté muchísimo, si bien combina ese formato con prosa en tercera persona, y el segundo es bastante impactante por la premisa (la correspondencia entre un asesino y el juez que lleva el caso). Sea como sea, es un recurso muy interesante y que da mucho juego. Lástima que en este caso no sea así, también por las otras cosas que comentas y que lastran el resultado.

    Coincido con las críticas que le haces en general. No entiendo, para nada, la obsesión de querer presentar las relaciones homosexuales como algo exótico, misterioso, esotérico. Ese “intenso mundo de sentimientos y sensualidades tan solo femenino” y el “último tabú” me han dejado con la boca abierta. Es poco inteligente. De hecho, me recuerda al orientalismo del XIX, que se obcecaba en ver Oriente desde una perspectiva idealizada y fantasiosa; pero es que, en el fondo, estamos hablando en muchos casos de escritores o artistas plásticos que en su vida habían salido de Occidente (salvo excepciones como Fortuny, Tapiró y compañía), y cuyo conocimiento a duras penas iba más allá de los relatos o el folclore que de una manera u otra había acabado llegando aquí. Es comprensible, era un mundo lejano, inaccesible para muchos.

    Pero en este caso, esta idealización que se percibe en la sinopsis y en la portada echa un poco para atrás. No sé si se trata de una perspectiva que afecta la novela en su integridad, pero a nivel de promoción creo que le juega una mala pasada. No soy asiduo al género romántico/erótico (tengo una edición muy maja de Fanny Hill esperándome desde hace años en la estantería), por lo que no soy un experto y quizá me esté pasando de listo. De todos modos, de vez en cuando me sirve para desconectar de tanto monstruo, y a simple vista se me ocurren muchos otros títulos que me llaman más la atención que este. Una lástima, porque la premisa no es mala, y hubiese podido ser una novela íntima, sentida y rica.

    Saludos, y a seguir con el cuchillo bien afilado! 😀

    Le gusta a 1 persona

    1. sustherlibros

      ¡Hola David! Muchísimas gracias por comentar. 🙂

      Anotamos los títulos sobre libros epistolares, especialmente el segundo (que nos llama bastante más por la sinopsis…). Lo que comentas de que puede ser un formato que da mucho juego es completamente cierto, pero yo creo que también puede ser un arma de doble filo si no se sabe usar adecuadamente. Y eso es justo lo que le pasa a este libro: el recurso está mal usado y termina haciéndose repetitivo e increíblemente aburrido al final.

      Ahora que comentas lo de Oriente, la verdad es que el libro sí se podría ajustar un poco a ese exotismo y distancia que se tenía con todo aquello… Ni me lo habría planteado, pero es justo eso. Yo no entendí ni por un momento a qué se referían con esos tabúes y me pareció casi una falta de respeto, no somos monstruos exóticos lejanos ni habitaciones intimistas rodeadas de telas ricas… somos iguales que el resto, sin más, sin tabúes.

      Está bien leer cosas variadas, nosotras también somos más de monstruos que de romántica/erótica, pero sí que apetece de vez en cuando aparcar los zombis, los asesinatos y las distopías para bajar al mundo real y empaparte de un buen drama o una buena relación entre humanos. Desgraciadamente, a pesar de que la sinopsis y los personajes prometían, se han quedado a medio hacer. Si conoces títulos concretos que merezcan la pena, estamos abiertas a engrosar nuestra lista de títulos pendientes (aunque no nos dé la vida para leerlos todos, pero lo intentaremos).

      Gracias por estar siempre al quite. ¡Un abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s