Reseña “Sin ti no hay nosotros” de Suki Kim

Sin-ti-no-hay-nosotros_Suki-KimTítulo: Sin ti no hay nosotros

Autora: Suki Kim

Editorial: Blackie Books

Año: 2015

Páginas: 324


Desde hace poco tiempo me intereso por lo que ocurre en Corea del Norte. Me parece fascinante y, a la vez, inquietante que en pleno siglo XXI, era de la comunicación y la globalización, exista un país hermético y anclado en los años 50. Para saciar esta curiosidad sobre el país, qué mejor que leer todo aquello que se cruce en mi camino sobre el tema. Este libro es uno de los primeros a los que he tenido acceso y, a pesar de que ya sabía cosas sobre el país gracias a los documentales que había visto, ha sido un acercamiento muy interesante.

Sin ti no hay nosotros nos cuenta la historia de la propia autora, Suki Kim, una periodista y escritora nacida en Corea del Sur y criada en EE.UU. (dos de los grandes enemigos de Corea del Norte) durante los meses que pasó en el país como profesora de inglés. Kim entró en Corea del Norte como una infiltrada que pretendía conocer cómo era la realidad del país y, para ello, se le presentó la oportunidad de entrar como docente en la Universidad de Ciencias y Tecnología de Pyonyang (PUST), lugar en el que pasaría desde julio hasta diciembre de 2011. Durante este lapso de tiempo, la PUST acogía a los universitarios de la élite norcoreana, ya que las demás universidades del país habían cerrado momentáneamente y los estudiantes de clases más humildes trabajaban en el campo.

En este libro, Suki Kim nos cuenta su experiencia en dicha universidad: sus sensaciones, sus sentimientos, sus relaciones con los jóvenes universitarios veinteañeros y la añoranza de su hogar y del mundo libre. Lo primero que hay que tener en cuenta es que este libro no nos cuenta nada, o apenas nada, sobre la situación global del país, sino solo de una pequeña parcela, que es a la que tiene acceso la autora y que no es otra que la vida de los mejores universitarios de Corea del Norte. No obstante, resulta un testimonio muy revelador porque, a pesar de que estos jóvenes provienen de la élite del país, tienen profundas carencias que, en el mundo occidental, nos son incomprensibles. Así que, si estos jóvenes, que son lo mejor de la sociedad, sufren tantas privaciones, ¿qué será del resto de la población norcoreana?

Entre las penurias que pasan podemos citar la falta de agua corriente y calefacción, no solo en la universidad sino también, se da a entender en algunos momentos, en sus propias casas. Lo mismo ocurre con la electricidad: en la universidad son constantes los apagones y uno nunca sabe cuándo van a ocurrir. Los alumnos están acostumbrados porque es lo único que conocen, pero cuando su profesora les dice que eso no ocurre en, por ejemplo, Nueva York, se quedan perplejos.

El libro está lleno de anécdotas que dejarán al lector boquiabierto en más de una ocasión: los jóvenes, a pesar de ser estudiantes de tecnología, apenas saben utilizar un ordenador (huelga decir que no tienen internet); cuando la profesora les pide que escriban un ensayo en inglés ellos no saben cómo hacerlo, porque para hacer un ensayo necesitan exponer unas tesis y refutar otras, y en su país no se enseña el pensamiento crítico; los estudiantes están realmente convencidos de que su nación es la mejor del mundo y se sienten ofendidos si se da a entender lo contrario en cualquier ámbito… Y de este tipo de ejemplos el libro está repleto.

A pesar de todo esto, a lo largo del libro la autora intenta enseñarles a sus alumnos que fuera de lo que ellos conocen existen otras cosas y todo un mundo por descubrir, a pesar de estar exponiéndose demasiado a ser sancionada y castigada. Cuando les habla de ello, los estudiantes se quedan pensativos, como si de pronto se dieran cuenta de que más allá de sus muros existen otras cosas que no son como se las habían contado y que jamás habrían imaginado.

En varios medios he escuchado decir que la República Popular Democrática de Corea (tal y como se denomina la nación norcoreana) es el vivo retrato de 1984 de Orwell, y es aterradoramente cierto. Por ejemplo, en la PUST los alumnos acuden todos los sábados a una reunión que se denomina Unidad Cotidiana y que consiste en una especie de adoctrinamiento contra los países enemigos de Corea del Norte, que son EE.UU., Corea del Sur y Japón. Es una actividad que se realiza de manera obligatoria y en todo el país, todas las semanas. En 1984, por su parte, existían los “dos minutos de odio”, que era el momento del día en que los habitantes de Eurasia, uno de los estados totalitarios de la novela, se dedicaban a odiar o a increpar al líder que traicionó a su patria.

Por otra parte, en la novela de Orwell se dice en más de una ocasión que se cambiaba el pasado para adecuarlo a los preceptos y dogmas del presente. En Corea del Norte ocurre algo similar: todo aquello que tiene algo que ver con el estado norcoreano se modifica para que sus habitantes crean realmente que el suyo es el mejor país del mundo. Un ejemplo: hay un momento en que están hablando de un partido de fútbol entre la selección norcoreana y la japonesa, y dicho partido lo gana la selección de Corea del Norte. Cuando los estudiantes, llenos de júbilo y orgullo, se lo comunican a su profesora (Suki Kim), ella busca la confirmación en internet (los docentes extranjeros que están allí alojados sí tienen acceso a la red) y ahí confirma que aunque Corea del Norte ha ganado el partido, hace tiempo que estaba eliminada de la competición y aun así el país había obligado de todas maneras a que se jugase el partido contra Japón. Se televisó, pero en diferido, para asegurarse de que el partido lo ganaba Corea del Norte. Y así con cada pequeño detalle que pueda simplemente sugerir que la RPD de Corea no es la nación más feliz y próspera del mundo. Lo dicho, las semejanzas con 1984 son aterradoras.

Aunque la narración se centra en el escueto espacio de la universidad, los docentes pueden salir algún fin de semana a realizar excursiones (siempre de manera controlada, por supuesto). En esos momentos, la autora nos cuenta lo poco que puede ver: no hay coches en las inmensas carreteras norcoreanas; la gente se agolpa en los campos trabajando sin descanso; la mayoría de personas que ve están desnutridas por la poca cantidad y calidad de los alimentos que reciben, y todos ellos tienen miedo de hablar con los extranjeros. Son solo atisbos de lo que puede ser la realidad del país, pero dado que nadie ha podido adentrarse lo suficiente como para verlo y contarlo, lo único que cabe hacer son elucubraciones.

El libro está narrado de una manera muy cercana, de tal modo que al lector le parece estar allí, en Pyonyang, con la autora y sus estudiantes. Es una sensación muy extraña (al menos a mí me ha pasado), pero mientras leía me sentía dentro del ambiente opresivo, constantemente vigilante y alerta que se retrata en sus páginas, y dejar de leer era como volver al mundo real, como si aquello no lo fuese.

Recomiendo mucho la lectura de este libro a todo aquel que esté interesado en Corea del Norte aunque, como ya he dicho, no cuente muchas cosas sobre el país. Sin embargo, yo creo que es muy fácil extrapolar algunas de las vivencias de estos jóvenes universitarios al resto de la población norcoreana.

Si habéis leído este libro me gustaría conocer vuestra opinión. Y si conocéis algún otro sobre el tema me encantaría que dejarais un comentario con vuestras recomendaciones, todas ellas serán más que bienvenidas y apuntadas.

PUNTUACIÓN: 9/10

Anuncios

2 comentarios en “Reseña “Sin ti no hay nosotros” de Suki Kim

    1. sustherlibros

      Muchas gracias por tu comentario. ^^

      Me alegra que a alguien le haya llamado la atención un tema tan apasionante como este. Hasta hace poco tiempo, yo tampoco le había prestado mucha atención, pero fue encontrarme con un par de libros, este entre ellos, y querer conocer más sobre este país.

      Si te decides a leerlo, me encantará conocer tu opinión. 😉

      ¡Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s