Reseña de “El motel del voyeur” de Gay Talese

motel voyeurTítulo: El motel del voyeur

Autor: Gay Talese

Editorial: Alfaguara (Penguin Random House)

Año: 2017

Páginas: 228


Conozco a un hombre casado y con dos hijos que hace muchos años se compró un motel de veintiuna habitaciones cerca de Denver a fin de convertirse en su voyeur residente.

Con la ayuda de su esposa, practicó unos agujeros de forma rectangular en los techos de una docena de habitaciones; cada uno medía quince por treinta y cinco centímetros. A continuación, cubrió las aberturas con unas lamas de aluminio de celosía que simulaban rejillas de ventilación, pero que en realidad eran conductos de observación que le permitían, mientras estaba arrodillado o de pie en el suelo del desván cubierto por una gruesa moqueta, bajo el tejado a dos aguas del motel, ver a los huéspedes de las habitaciones de abajo. Estuvo observándolos durante décadas, al tiempo que llevaba un diario en el que anotaba casi cada día lo que veía y oía. Y durante todos esos años, nunca lo pillaron.

Cuando un libro genera polémica, suben las ventas y surgen un montón de voces que cacarean como polluelos a su alrededor dando su visión del asunto (si no, fijaos en la proliferación de contertulios que hay ahora en la televisión). ¿Acaso no estamos todos deseando formar parte de esa parva gritona que sigue sagas literarias como si fueran el maná, que idolatra a héroes de cualquier pelaje, que se une para ver el festival de Eurovisión? ¿No es Twitter lo mejor para ser un zoon politikón? Nos gusta mirar, analizar y, además, decir lo que pensamos y creernos que hemos abierto los ojos al mundo.

¿A qué viene tanta disertación, Susana? Ya llego, dadme un párrafo más. Cuando un lector se enfrenta a un texto que ha sido discutido y llega a sacar sus propias conclusiones puede ser muy gratificante. Es precisamente lo que me ha pasado con El motel del Voyeur, una novela que fascina por las incógnitas que ha dejado en el aire y por las lecturas paralelas que tiene, que darían para entrar a debatir largo y tendido.

Dejadme remontarme a Truman Capote que fue, según mis escasos conocimientos (y algunos sacados de Internet), el origen del Nuevo periodismo, una ¿corriente? literaria en la que se entremezclan la ficción y la investigación periodística. Y Gay Talese sigue esta línea. (Si hay alguna persona experta en el tema que quiera aclarar esto, negarlo o tirarme huevos por este engendro de definición los comentarios son democráticos y útiles en estos casos).

Después de leer el inicio del libro, poco más se puede decir de la trama de la novela: es la vida de Gerald Foos, el dueño de un motel de Denver, que ha pasado toda su vida espiando a sus huéspedes y anotando sus impresiones en diarios. Un día decide contactar con Talese para revelarle su historia (convirtiéndose este en un personaje y cómplice más) y permitirle echar un vistazo a sus anotaciones. El relato se estructura de forma cronológica a través de los fragmentos de Foos, que nos van dando un panorama bastante sorprendente de los gustos sexuales de los americanos en las décadas de los setenta y los ochenta.

Uno de los aspectos más flojos de la novela es que es repetitiva, se habla tanto de sexo que llega un punto en el que te agota y te importa bastante poco si un matrimonio tiene una noche loquísima o una mujer se masturba en el baño. Pero no todo es barro, también hay pepitas de oro en forma de apuntes sobre la vida de Foos y sus pensamientos sobre la situación americana (especial mención merecen aquellos huéspedes exmilitares de Vietnam). El propio Foos se ve a sí mismo como el guardián de un laboratorio sociológico cuyo resultado son los apuntes escrupulosamente cogidos desde el fondo de una habitación con cristales tintados.

El estilo de Talese es periodístico, el inicio de la novela es un titular en el que prima la información (quién, dónde, cómo, cuándo y por qué). El primer párrafo podría haberse extraído de una noticia cualquiera, es descriptivo sin ser aburrido, con frases sencillas y no abunda la opinión del periodista. Pero la hay. Porque Talese se permite juzgar, algunas veces de forma poco velada, a su principal fuente, a la que cuestiona pero no deja de creer, y siempre nos hace partícipes de lo que pasa.

Y es hora de introducir el motivo de la polémica: ¿es verdad el relato de Gerald Foos? Según algunos periodistas (aquí podéis encontrar un resumen) que empezaron a indagar sobre la veracidad de lo narrado, se encontraron con que las fechas no coincidían, con que el motel se había vendido, etc. Talese se defendió, argumentando que no se debería haber fiado de Foos y todo ha terminado fraguando en un documental de Netflix (siempre tan oportunos ellos) en el que, al parecer, se han narrado los dimes y diretes de este peculiar enfrentamiento.

Como decía al principio, nos encanta opinar salvajemente sobre todo y sobre todos, nos encanta más aún ponerlo todo en cajitas etiquetadas con nombres rimbombantes (“No ficción”, “ficción”, “poesía”, “teatro”, etc.) para luego no darnos cuenta de que esas cajitas las hemos fabricado nosotros mismos para poder asimilar el conocimiento. Hay un momento en el que las cajas dejan de servir, en el que ya no puedes clasificar qué es una cosa u otra, las paredes se disuelven y encuentras algo que te hace darte cuenta de tu propio error. Benditos sean los libros que nos hacen darnos cuenta de ello.

Por lo tanto, no estamos ante algo que nos entretenga sino ante un artefacto que pregunta, que espera una respuesta de nosotros. ¿Es realmente ficción o novela? ¿Es Talese un mentiroso? ¿Un mal periodista? ¿Era esta su finalidad al publicar el libro? ¿Es cómplice de Foos? ¿Somos en el fondo todos unos voyeurs que vamos a querer ir a leer esta polémica? Para llegar a una conclusión, ya sea con nosotros mismos o de cara a los demás, es necesario analizar, discutir, pensar, repensar y argumentar. Solo entonces podremos encontrar una voz que nos diferencie por encima del gallinero.

PUNTUACIÓN: 7,5/10

Anuncios

4 comentarios en “Reseña de “El motel del voyeur” de Gay Talese

    1. sustherlibros

      ¡Muchísimas gracias por tu comentario!
      El libro se ha vendido como 100% no ficción pero, con lo que se ha investigado después, no parece que sea así. A pesar de eso, es muy interesante y seguro que te hace plantearte preguntas muy jugosas. ¡Si lo lees, esperamos tus impresiones!
      Nos leemos. 🙂
      ¡Un abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s